Yoga Barcelona

Respiración consciente

No se imaginan la falta que nos hace el Hot Yoga. Vemos desde la puerta cómo avanza la obra y vamos tomando registro de las mejoras. Vemos el suelo sin la madera y nos asustamos un poco, pero al mismo tiempo sentimos emoción al imaginar lo lindo que quedará. Tuvimos dos días de crisis en los que nos sentimos algo perdidos, pero ya han pasado, ahora estamos totalmente enfocados en esta nueva etapa.

Mientras tanto nos vamos preguntando qué es lo que nos hace tanta falta: ¿las asanas?, ¿los profesores?, ¿la rutina? sin duda el Hot Yoga es una experiencia en su totalidad.

Sin embargo, el calor de la sala es quizás lo que más echamos de menos.

La obligación de estar consientes de la respiración en cada postura pues la temperatura hace que debamos concentrarnos más en cada movimiento. Sentir cómo vamos limpiando nuestra piel de toxinas a través de la transpiración. Además, la sensación de “cuerpo flotante” al salir de la clase y la mente limpia y clara al terminar.

Mientras nuestro estudio termina de ser reparado, los invitamos a respirar. ¡Recuerda!:

Pranayama se traduce como “control de la respiración” o “control de la fuerza de la vida”. Desarrollando el control de tu respiración puedes revitalizar tu cuerpo, estabilizar las emociones, dirigir la energía vital dentro de ti y crear claridad y equilibrio en tu mente

1.Prana: Energía o fuerza vital. La respiración es considerada como una expresión de esta energía.

2.Ayama: Amplitud, extender, estirar.

Respirar en forma consiente nos ayuda a regular el sistema nervioso simpático y el parasimpático, es decir que mejora nuestra salud. Aumenta la vitalidad de nuestro organismo pues se incrementa nuestra capacidad pulmonar. Alivia las tensiones, calma nuestra mente y nos ayuda a concentrarnos y disminuir la ansiedad. Lee este artículo de nuestro blog: La Respiración

Para despedirnos los dejamos con uno de los poemas de nuestro instructor y escritor Javier Salinas.

CADA ÁRBOL ES UN RÍO 💗

Despierta, despierta.

No vivas tu vida dormido,

no camines dormido,

no sueñes dormido,

no ames dormido.

Sueña bien despierto,

respira despierto,

mira con los ojos abiertos.

No dejes a tu corazón

vivir dormido.

Cada instante amanece,

cada árbol es un río

También puede interesar los siguientes artículos:

Tu piel en el otoño

YIN: El yoga en el otoño

Deja un comentario

Cart