Yoga Barcelona

¿Qué es realmente el Hot Yoga?

Estudio de Yogalinda en Barcelona

El Hot Yoga llegó a España hace catorce años cuando Bikram Yoga abrió su primer estudio en Madrid. Hoy en día parece como si se estuvieran abriendo estudios de Hot Yoga en cada ciudad grande de España, desde A Coruña hasta Marbella. Pero, ¿qué es realmente el Hot Yoga? Es un nombre general para identificar el yoga que se practica en una habitación a una temperatura entre 38-40°C, de la misma manera como ‘Yoga’ es el término general para la práctica de las ‘Asanas’ (o posturas físicas). Esto significa que el ‘Hot Yoga’ puede ser cualquier tipo de Yoga, ya sea Ashtanga, Vinyasa, Yin, Restaurativa, Hatha, Bikram o Power Yoga, que se practique a 40°C. Si, por ejemplo, pones palabra “Hot” en frente de Ashtanga, esto sería una clase de Ashtanga que se enseña en una sala con una temperatura de 40°C.

¿Entonces, por qué la gente está tan confundida?

Con tantos estilos de Yoga que aparecen todo el tiempo, y con diferentes nombres, la lista se está volviendo interminable, por lo que no es extraño que una persona que no está inmersa cada día en estos temas se confunda cuando le hablen de Hot Yoga. Así como los diferentes estilos de yoga no son todos los iguales, lo mismo sucede con el Hot Yoga. Si un doctor le recomienda a su paciente “ve e intenta con el Yoga” después de un accidente o lesión, definitivamente se haría más daño si el paciente asistiera a una clase de Power Hot Yoga practicada a 40°C. En lugar de eso, debería aconsejarle unirse a una clase de Yoga Terapia, Restaurativa, Yi o incluso Hatha, y no a una clase de Hot Vinyasa de ritmo rápido que agravaría aún más sus lesiones. Los nuevos clientes deben educarse antes de unirse a una clase, sea Hot o no, y así determinar si la práctica que han elegido es adecuada para ellos.

¿El Hot Yoga es seguro?

Parece que existe mucho debate al respecto. En países como Estados Unidos y Canadá, donde entre 40 y 80 personas están apretadas en un espacio pequeño a 40°C, con una humedad del 70 al 90%, definitivamente es causa de preocupación, especialmente si solo hay un profesor presente para observar y mantener seguros a todos sus estudiantes. Por suerte en España, muchos estudios tienen espacios pequeños, lo que se traduce en clases más reducidas, e incluso de menor humedad en los salones, por lo que la sensación térmica no es tan alta como en un típico estudio de Birkram Yoga, donde al entrar ya se está empapado de sudor.

¿Deberían, entonces, estilos dinámicos de yoga, como Vinyasa y Ashtanga, ser practicados a un ritmo acelerado en un lugar tan caliente?

Es necesario tener cuidado. Los estudiantes deben estar hidratados antes, DURANTE y después de la clase. También, quizás, es recomendable, intentar ritmos más enérgicos solo después de haber obtenido más experiencia en otras clases más lentas y tranquilas. Llegar al estudio como un principiante puede ser intimidante y causa de lesiones si no se tiene la buena orientación de un profesor de Hot Yoga.

¿Entonces por qué van las personas?

Porque el Hot Yoga es adictivo, así de simple. Además de esto, no es posible calentar fácilmente la propia casa a 40°C. A menudo, el Hot Yoga se categoriza como más potente y desafiante debido a que sudas mucho y necesitas controlar tu respiración y movimientos en un espacio caliente. Sin embargo, ten en cuenta que realizar una práctica realmente lenta es también muy desafiante. Es necesario prestar atención a cómo actúan tus músculos abdominales y del piso pélvico en cada postura. Es decir, reducir la velocidad y moverse con mayor control puede hacerte sudar aún más.

En Marbella, en el estudio Radiant Yoga Marbella, se enfocan en la variedad y ofrecen clases de Hot Vinyasa Flow, así como clases de Yin, Yoga Terapia, Aéreo Yoga, Anusara y Ashtanga en un ambiente sin calefacción. No se trata solo de sudar. Se trata de escuchar a tu cuerpo, cuidar tus articulaciones, vigilar la hiper-extensión, especialmente para aquellos estudiantes muy flexibles en una clase de Hot Yoga.

¿Por qué, entonces, algunos estudios Bikram han comenzado a ofrecer diferentes estilos de Yoga en sus estudios?

Probablemente se deba a que los clientes exigen variedad, y algunos estudiantes tienden a aburrirse de hacer la misma rutina día tras día. También es bueno que el cuerpo se mueva de diferentes maneras, no solo haciendo la misma secuencia una y otra vez. Los estudiantes dedicados al Bikram y Ashtanga estarán totalmente en desacuerdo, pero los humanos buscan variedad. Elena Olmo, directora de Montecarmelo, el estudio de Madrid de Bikram Yoga España, asistió a la formación de profesores de Hot Vinyasa Yoga en Yogalinda en mayo de 2017, precisamente por esta razón; ella quería ofrecer otros tipos de clase en su estudio y aprender a enseñar Vinyasa en un espacio con alta temperatura. Después de completar con éxito la formación, ha comenzado a ofrecer clases de Vinyasa en su estudio en Madrid. Radiant Yoga Marbella ofrece una clase llamada Hot Strala, en donde las posturas de yoga en lugar de estar “retenidas” estáticamente durante largos períodos de tiempo, fluyen juntas en un estilo suave, relajado y controlado, además de ser conducidas por el flujo natural de la respiración similar a una práctica de Tai Chi. Hot Yoga Ibiza ha introducido clases de Ashtanga Vinyasa Hot Yoga en su programa, así como Bikram para tener más variedad.

Entonces, ¿por qué la gente confunde Hot Yoga con Bikram Yoga?

El marketing probablemente sea la razón principal. Bikram Yoga es para Hot Yoga lo que Kleenex para los pañuelos, especialmente aquí en España. En Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y Australia, la industria del Yoga está mucho más saturada de estudios de Hot Yoga, por lo que más personas conocen la diferencia entre Hot Yoga y Bikram Yoga, pero en España el término es bastante nuevo. Como Bikram Yoga (que consiste en una secuencia de 26 posturas) fue el primer estilo que se practicó en una habitación con calefacción, las personas equiparan todos los Hot Yoga con Bikram. Cualquier estudio de Hot Yoga usará el nombre ‘Hot Yoga’, del mismo modo que Bikram Yoga utiliza el término de manera intercambiable. Pero como estudiantes, es mejor saber la diferencia antes de entrar en una clase. Pues lo que piensas que puede ser una clase de Bikram Yoga puede ser en realidad una clase de Hot Vinyasa. Pero en lugar de desilusionarte, ten la misma actitud y pruébalo. ¡También está caliente!

Hay pros y contras en seguir una práctica que involucra una secuencia establecida. Al igual que los corredores o ciclistas, que experimentan ciertas lesiones comunes asociadas con el uso excesivo, o falta de uso, de estructuras dentro de su cuerpo, que ocurren debido a la naturaleza repetitiva de las acciones que realizan; lo mismo sucede con las prácticas que están vinculadas a una secuencia establecida, como Ashtanga Vinyasa o Bikram. Los estudiantes realizan los mismos movimientos una y otra vez, año tras año. No importa si lo hacen de manera correcta o incorrecta, con el tiempo esto puede provocar lesiones en el cuerpo por el esfuerzo repetitivo. Una de las mayores ventajas de seguir una secuencia establecida probablemente sea la autodisciplina en hacer los ejercicios, disciplina que la misma práctica exige, además de mantener un entrenamiento constante que, con el tiempo, producirá cambios en el cuerpo con mayor velocidad.

Mucha gente argumentaría que, aquí en Occidente, el yoga podría considerarse un deporte, a pesar de que también abarca la atención plena, un énfasis en la relajación y técnicas de respiración específicas vinculadas a la práctica de Asana. Por lo tanto, es muy importante que un alumno lo tome a su propio ritmo, que dedique tiempo a explorar los diferentes estilos de Yoga para ver cuál es su mejor opción, y luego sumergirse en el que más le guste. Incluso si el Yoga es tu principal fuente de ejercicio, es recomendable que lo mezcles con algo de entrenamiento con pesas, natación, caminata, escalada en roca o cualquier otra actividad que disfrutes haciendo. Cuanto más variado, mejor.

¿Qué es lo que sigue para el Hot Yoga en España?

Muchos más estudios de Hot Yoga, muchos más estilos de Yoga en un espacio de 40°C, además de la introducción de Hot Yoga Terapia y prácticas Restaurativas. Existe un gran potencial de crecimiento para el Hot Yoga en España. Así que, si no lo has probado, intenta encontrar un estudio cerca de ti o toma una clase la próxima vez que estés en una ciudad grande.

Por Heather Anderson, directora y propietaria de Yogalinda

Una parte de este artículo fue publicado en la Revista Yoga Journal España

Lee sobre los Beneficios del Hot Yoga

Horarios de clase en Yogalinda

Deja un comentario

Cart