Yoga Barcelona

Diario de Formación de Profesores Hot Vinyasa Yoga: Semana 3 de 4

14 de noviembre 2015
Si pensé que estaba cansada después de la semana uno, para el final de la tercera semana estaba en un shock. Nos hemos presionado a nosotros mismos hasta nuestros límites y hemos empezado a ver las consecuencias. Las lesiones y las luchas emocionales están dándose paso en el grupo esta semana. Nuestras mentes y nuestros cuerpos se están consumiendo, pero nuestra motivación y a lo que queremos llegar sigue siendo más fuerte. Esta semana se centró menos en la filosofía, anatomía, y los fundamentos y estaba destinado a ser más sobre la diversión. Y con razón, porque la verdad es que todos estamos agotados. El bombardeo de información todos los días, hace difícil de digerir adecuadamente todos los nuevos conocimientos que me están enseñando. Mi mente está repleta de nuevas palabras, nuevos conceptos, nuevas prácticas y nuevos retos a los cuales enfrentarse, y estoy empezando a creer que ya no puedo más. Al hablar con mis compañeros yoguis, sé que no estoy sola. Pero esto es para lo que nos inscribimos en este curso, ¿verdad? Un curso intensivo. Y eso es exactamente lo que es. Aparte de la exploración de varias prácticas de yoga diferentes estas semanas, también no han comenzado a enseñar la secuenciación y la práctica durante todo el día. Una vez más, las fortalezas y debilidades de mis compañeros de clase mientras nos enfocamos en diferentes aspectos de nuestra formación. Donde algunos se destacan en su práctica personal, otros luchan con la secuenciación, la enseñanza y la aplicación práctica. Sé que, para mí, siendo la persona orgullosa que soy, era muy difícil de reconocer y aceptar que mi mejor esfuerzo aún podría beneficiarse de una mayor práctica y mejora.
Cuando hablé con mi familia y amigos que era todo lo mismo: “Bueno sólo has estado haciendo esto durante tres semanas, ¿por qué golpearte a ti misma?” Para mí, estas tres semanas se han sentido como una eternidad, y la mitad de la tercera semana me sentí como si fuera un fracaso. Cuando tuve que faltar un día de clase debido a una lesión en los talleres de inversión, me di cuenta de que tenían razón. Yo estaba literalmente golpeándome a mí misma y empujándome tan duro para alcanzar un cierto nivel de “perfección” que era simplemente inalcanzable. La práctica del yoga es la práctica para todos, desde el principiante hasta el maestro experto, y todos tenemos áreas de mejora y nuevas cosas que aprender. La práctica no cesa, como el yoga es en última instancia un viaje de auto-descubrimiento y un medio para el logro de la inteligencia cósmica superior. El hecho de que yo estaba tratando de luchar, significaba que estaba empujando a mí misma un paso más cerca de donde yo quería estar, independientemente de donde yo estaba.
Las lecciones que tomé conmigo esta semana eran menos sobre Acro, prenatal, y el yoga restaurativo, y más sobre ahimsa (la compasión) y santosha (satisfacción). La práctica de la no violencia hacia mí misma en mi práctica y en mi mente y sentirse feliz con mis éxitos hasta el momento no se centra en mis derrotas percibidas. Todo en este curso hasta el momento ha sido un éxito, incluso cuando parece lo contrario. Hemos completado con éxito tres semanas de entrenamiento muy intenso y todos estamos más fuerte a causa de ella.
Una semana más que se va, una vida llena de lecciones que aprender. Y en este momento, he hecho todo lo que puedo hacer y he aprendido todo lo que puedo aprender, y cada día de aquí en adelante voy a hacer lo mismo.
Namaste.

Meagan Klein – Nueva Profesora de Hot Vinyasa Yoga

La formación de profesores de Hot Vinyasa Yoga esta por terminar, descubre como va la última semana

Traducido: María Cárdenas

Deja un comentario

Cart