Yoga Barcelona

¿Cómo abrir un estudio de Hot Yoga y no morir en el intento?

El negocio del Yoga – lo feo

Después de estar en el negocio por 3 años, es increíble la cantidad de cosas que suceden que uno nunca se imaginaría. Desde conseguir un socio, poner a la venta la empresa, alquilar el espacio de yoga, el karma y los problemas con la electricidad y la caldera, ¡Yogalinda lo ha visto todo!

Ha habido muchos altibajos, hace un par de años le propuse a otra empresa de yoga que comprara mi negocio. El negocio estaba teniendo problemas con el flujo de caja y yo con un bebé tenía un tiempo muy limitado, así que pensé que tal vez era mejor venderlo. Al final después de varios correos electrónicos de negociación, no lo vendimos. Felizmente el negocio despego y las cosas se pusieron mejor además con mi hija en la guardería tuve más tiempo disponible para estar al tanto del negocio. Recientemente esta misma empresa a la que le propuse hace varios años, ha vuelto y quiere comprar Yogalinda. Como la empresa ha ido mejorando después de 3 años de dificultad, el precio es mucho más alto que el que el comprador está dispuesto a pagar. Así que nunca se sabe si trabajas en algo que a veces los compradores vienen a buscar, en lugar de que tú los busques a ellos.

En un momento me puse a buscar un socio para compartir el negocio tanto en la parte financiera, así como para que me ayudara a emplear el tiempo promoviendo el negocio. Era una instructora que ya enseñaba en el estudio por lo que parecía una buena idea en ese momento. Decidimos hacer un período de prueba, donde le pagaba por su tiempo y ella enseñaba clases adicionales en el estudio. Al final, no funcionó y no termino de muy buena forma pues robó toda mi base de datos de clientes y la utilizó para su propio boletín promocional, además uso el espacio de yogalinda para hacer un vídeo que ella nunca tuvo permiso de grabar y lo uso para vender su propio negocio. Terminé hablando con un abogado para ver si la demandaba, pero opté por decirle como me sentía y sin decir nada se fué. Mis clientes notaron que algo sospechoso estaba pasando, pero me alegro de que no fueron enviados más correos y que tan pronto como les dije, la situación ya estaba resuelta.

Durante el tercer año alquilé el espacio a gente de afuera, Malahashakti lo uso para su formación integral de yoga en 2014 y estaba a punto de alquilarla a un estudio de baile en octubre 2015 durante el día. Se creó la negociación y el depósito para el alquiler, sólo estaba esperando la firma cuando decidieron irse por otra opción. Tenía más sentido para ellos alquilar su propio espacio en otro lugar si al final sería más barato, pero decidieron no decirme que estaban buscando otras opciones y le dijeron a mi marido una semana antes de 1 de octubre que no iban a usar mi espacio. Habría podido poner mis clases durante el día a partir de 1 de septiembre de haber sabido que no iban a utilizar mi espacio, estabamos muy molestos porque perdimos la renta por alguien egoísta que no explico que era lo que estaba haciendo. Además, le dijeron a mi marido y no a mí, que ya no iban a utilizarlo por lo que me pareció muy cobarde y poco profesional. Yo sé por años de ventas, que hasta que no se firma un contrato no se da nada por hecho, pero bueno, debí poner mis clases en el horario y presionarlos a ellos a firmar el contrato, pero ya lo sé para la próxima vez. Aunque después de esto, no tengo la intención de alquilar el espacio de esa manera nunca más.

Durante el último año ha habido interminables problemas con la electricidad. Hubo un incendio en donde se encuentra la toma de corriente eléctrica de la zona común fuera del estudio y se quemaron por completo los cables. Ahora necesitaban ser reemplazados. Por alguna razón, todos los meses desde junio a octubre alguien estaba robando la energía de yogalinda desde la toma de electricidad del edificio de al lado. Se trata de una zona común donde la electricidad está en manos de otras empresas de la zona por lo que muchas empresas tienen llaves y varios electricistas diferentes entran y salen de allí. Como siempre sucedía la noche del sábado o el domingo creíamos que era alguien malvado o simplemente enfermos mentales. Así que ahora tengo que pasar mi tiempo buscando al administrador y presidente del edificio de al lado y explicarle la situación, tratando de conseguir al propietario para pagar las facturas y poner un candado en mi contenedor de electricidad. Es increíble cómo la gente ni siquiera ha oído hablar de Karma. ¿Cómo es posible que alguien actué tan mal sin siquiera pensar en lo egoísta que está siendo mucho menos en el mal karma que tendrá en el futuro?

El estudio ha tenido muchas cosas robadas incluyendo libros de yoga y equipos de yoga probablemente por los mismos yoguis. Solíamos tener una biblioteca de yoga, pero después de que fueron robados 2 libros decidimos quitarla.

¿Qué hacer cuando las cosas van mal? sólo respira y ten la esperanza de que las cosas van a mejorar.

El negocio del Yoga – la realidad

Si deseas abrir un negocio de Hot Yoga, piénsalo antes de hacerlo. Ser dueño de tu propio negocio demanda un montón de trabajo, estrés y además tiempo. El miedo también hace parte. Los 2 primeros años son el infierno. Así que prepárate para trabajar 7 días a la semana sin ingresos para ti (en el peor de los casos). Si no tienes acceso a por lo menos 100.000€ ni pienses en abrir un estudio de Hot yoga sólo tienes para abrir uno normal.

Aquí hay un par de pasos a considerar antes de la apertura de tu estudio de Hot Yoga soñado:

Primer paso: Finanzas
¿Cómo estás financiando la renovación y el primer año abierto del negocio?

Segundo paso: Competencia
¿Dónde está tu competencia?
¿Qué hace único tu estudio de Hot Yoga?

Tercer paso: Experiencia
¿Eres un instructor de yoga certificado?
¿Has trabajado en un estudio de yoga antes?

Cuarto paso: Socio
¿Quieres hacer esto con un socio? – Siempre es una buena idea desde el punto de vista de las finanzas y la carga de trabajo se puede dividir por la mitad, pero hay que dividir todo lo demás también, es decir, ganancias, etc.

Quinto Paso: Ubicación
¿Dónde estás poniendo tu negocio?

Sexto Paso: Marketing & Business

Una gran cantidad de cosas que influyen al abrir un estudio de yoga, no tienen nada que ver con el yoga, así que prepárate para administrar un negocio, no dar clases. La mayor parte de mi trabajo es negocio, no yoga.

Si estás preparado para lo anterior, entonces sí, ¡hazlo! y buena suerte.

Heather Anderson – Instructora de yoga, madre y empresaria.

Deja un comentario

Cart